Recursos para desarrollar la paternidad

Por: Psic. Raúl Domínguez Rodríguez
Psicólogo Clínico
Maestría en Psicoterapia

Tener un hijo no convierte automáticamente a las personas en padres. Ser padre es un proceso psicológico que supone una relación entre un adulto y un menor, pero sobre todo un trabajo del padre sobre sí mismo, trabajo por demás difícil, largo y cansado, pero increíblemente gratificante.

Aunque suene tan trillado, la paternidad cambia la vida de los padres imponiendo nuevos retos. Por ejemplo, cuando por fin ya se “domina” la crianza de un recién nacido, deja de serlo convirtiéndose en un preescolar. Más tarde, cuando por fin se “domina” la crianza del preescolar, se convierte en un niño mayor con nuevos requerimientos, y así sucesivamente.

Los cambios demandan que los padres tengan que ser dinámicos, no solamente por el estado de desarrollo del niño, sino también debido a su temperamento. Por ejemplo, muchos padres tratan de  aplicar la misma “teoría” para hijos diferentes, cosa que en general funciona, pero en otras los padres pueden estarse enfrentando a una manera distinta de ser del nuevo hijo, que demanda una manera diferente de educar.

Las ideas que tienen los padres sobre la crianza están muy influenciadas por la crianza que recibieron de sus propios padres. Es muy frecuente escuchar: “¡yo no voy a hacer lo mismo que mis papás!” o “si mis padres me trataron de esa manera e hicieron de mí una persona de provecho, haré lo mismo con mis hijos”. Ciertamente ambas ideas pueden ser correctas, pero a veces no. Entonces, ¿Cómo reconocer qué es lo adecuado? Es muy difícil dar una respuesta sencilla, pero en general parece ser que algo que orienta a los padres es detenerse de vez en cuando a pensar qué es lo que su hijo necesita en ese momento. Pensar más en él que en nuestra “teoría” de ser padres.

Afortunadamente ahora más que nunca los padres tienen acceso a recursos para enriquecer su paternidad. Por ejemplo, se cuenta en la televisión con varios programas encaminados a formar padres y su relación con los hijos (por ej. “Niñera al rescate”). Asimismo, existen valiosos libros sobre los métodos de crianza (“Tu hijo, tu espejo” de Martha Alicia Chávez, “¡Porque lo mando yo!” de John Rosemond o “Cómo escuchar para que los niños hablen y cómo hablar para que los niños escuchen” de Adele Faber.  En cuanto al internet se puede encontrar en la siguiente dirección información muy práctica http://www.disciplinaconamor.com/. También existen revistas que contienen información muy útil como “Mi bebé y yo” o “Padres e hijos”.

Existen también fuentes más personales para adquirir nuevos recursos. Por ejemplo, preguntar a otras madres y padres más experimentados (en las fiestas infantiles o en la espera de los hijos mientras hacen deporte se puede tener oportunidad de compartir ideas). Tener amigos con hijos de edades similares y pedir consejo puede ser también de gran ayuda. Da una nueva perspectiva y nutre con ideas frescas. Los maestros de escuela (y los directores) también son una invaluable fuente de conocimiento. Han conocido a tantos, padres e hijos y son tantas las horas que conviven con niños que poseen una enorme cantidad de recursos. Actualmente en las escuelas es bastante frecuente que se invite a psicólogos u otros especialistas a dar pláticas. Los psicólogos, al conocer de manera profunda a las familias (aprendiendo de ellas) y con los descubrimientos de los últimos años sobre métodos de crianza también proveen de nuevas estrategias para educar y vivir más plenamente en familia.