Testimonios

Adriana:

“Actualmente mi hija tiene 18 años y desde los 10 años al divorciarnos su padre y yo notamos un cambio de actitud en ella lo que nos motivó a buscar ayuda psicológica para ella, por lo que visitamos a varios psicólogos pero ninguno lograba que mi hija externara sus conflictos. Hasta los 14 años por recomendación de un familiar nos enteramos de Raúl y comenzamos a asistir a terapia. El cambio que dio mi hija fue evidente, socializaba más y su actitud mejoró, sinceramente Raúl logro ese cambio en mi hija”.

Alejandra:

“Encontré en Raúl a una persona que inspira confianza, de pensamiento flexible, fresco. En la terapia me di cuenta que podía hablar libremente de mí y de mi forma de ver la vida sin sentirme juzgada o criticada. Las sesiones fueron de gran utilidad ya que, era de una forma simbólica hablar conmigo misma, pero con una retroalimentación atinada e inteligente que me ayudaba a salir más ligera y reconozco que ¡hasta feliz!”

Eduardo:

“Mi esposa y yo teníamos serias dificultades de pareja, nos comunicábamos muy poco y cuando lo hacíamos terminábamos peleando. La situación ya estaba afectando a nuestros hijos también. Asistiendo a terapia con Raúl aprendimos a ser más tolerantes, entendernos mejor y ahora disfrutamos mucho más de nuestra relación”.

Silvia:

“Acudir para apoyo con el psicólogo Raúl cambio la manera de ver la vida no sólo de mi hijo sino de toda mi familia y eso se puede ver reflejado también en los comentarios que la gente nos hace de él. Ahora mi niño es más seguro, cree en sus propias capacidades y cree que puede lograr las cosas. Definitivamente visión de la vida en todos los ámbitos, escolar, familiar, social, y de nuestra familia”.

  Laura:

 “Raúl me ayudo mucho. Pude reconocer mis debilidades, fortalecerme en ellas, me ayudó a valorarme como ser humano y como mujer, recordé mis prioridades y pude tomar decisiones q sencillamente me cambiaron la vida para bien. Le agradezco a Raúl infinitamente la paciencia y sus consejos en los momentos precisos. Él no tomo esas decisiones por mí, con sus reflexiones yo pude llegar a ellas y así pude literalmente rescatarme. ¡Nunca terminaré de agradecérselo!”

Margarita:

 “Acudir a terapia nos sirvió de gran ayuda para poder entender a mi hijo; como resultado, aprendimos a manejar las diversas situaciones en las que teníamos conflicto y darnos cuenta que, en ocasiones lo que llamamos problemas, realmente son áreas de oportunidad. ¡Gracias Raúl!”.

 Elena:

“Con Raúl aclaré varias dudas y miedos. Pero sobre todo aprendí a sacarle el mayor partido a todas las situaciones que se me presentaron durante mi proceso de divorcio”.

Marco:

“Raúl me ayudo a tratar mi problema con la separación de mi esposa y la pérdida de contacto como padre de mi hijo. Siguiendo sus sugerencias e indicaciones logramos recuperarnos como familia”.

  Claudia:

“Conocí a Raúl gracias a que en mi Maestría tenía que cubrir sesiones de psicoterapia como parte de mi proceso personal. Me sentí respetada y comprendida por él. Cuando se me presenta alguna dificultad, me imagino que estoy en terapia con él, y pienso lo que haría y me diría”.

Julia:

 “Durante 18 años padecí ansiedad. Fueron muchos años de buscar ayuda. Acudí a varios terapeutas incluidas con éstos varias medicinas para la depresión y ansiedad. El trastorno venía y se iba sin poder entenderlo y mucho menos manejarlo. La terapia con Raúl me permitió dominar mi ansiedad y depresión. La ansiedad ya no me maneja, ahora yo la manejo a ella”.

Karina:

 “Mi hijo fue diagnosticado con TDAH y tenía muy mala relación con él. Hoy tengo la mejor relación que jamás pensé. Me siento tranquila de saber que mi hijo y yo contamos con el apoyo de Raúl”.

Luisa:

“Después de la perdida de mi hijo al recién nacer no sabía que parámetros estaban dentro de un dolor normal, que actitud tomar, como reaccionar, que me debería permitir sentir y que no. Pero después de platicar con Raúl muchas dudas y sentimientos se despejaron”.